Las preguntas más frecuentes

Encuentra respuestas a las preguntas más frecuentes sobre el COVID-19, incluyendo información sobre cómo se propaga el virus, factores de riesgo de enfermedad severa e información sobre nuevos tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Coronavirus y COVID-19 no son lo mismo, pero a veces estos términos se usan indistintamente. Los coronavirus son una familia de virus que poseen picos en forma de corona en su superficie. El nombre científico del nuevo coronavirus que surgió de China en diciembre de 2019 es SARS-CoV-2, que significa coronavirus de tipo 2 causante del síndrome respiratorio agudo severo.

COVID-19 es la enfermedad causada por el nuevo virus SARS-CoV-2 y representa la enfermedad por coronavirus, por sus siglas en inglés “coronavirus disease 2019“.

La fiebre, los dolores y la tos son síntomas que se encuentran comúnmente en pacientes con COVID-19 o influenza. Ambas enfermedades pueden variar el grado de intensidad de moderada a severa y pueden conducir al desarrollo de neumonía. Aunque ambos virus pueden ser fatales, COVID-19 se asocia con una tasa de mortalidad significativamente más alta que la influenza. Las estimaciones varían, pero aproximadamente del 1% al 3% de las personas con COVID-19 morirán a causa de la enfermedad.

Hay varias razones por las que el coronavirus es más peligroso que la influenza:

  • El coronavirus es dos veces más contagioso que la influenza. Las investigaciones indican que una persona con influenza infecta a un promedio de 1.28 personas. Sin embargo, una persona con coronavirus puede infectar entre 2 y 3 personas.
  • El coronavirus tiene un período de incubación más largo. El período de incubación es el tiempo que transcurre entre la exposición al virus y la aparición de los síntomas. Es posible que las personas con coronavirus no presenten síntomas hasta por 14 días, e incluso es posible que algunas no desarrollen ningún síntoma. Las personas con influenza generalmente desarrollan síntomas dentro de los 2 días posteriores a la infección. Dado que el coronavirus tiene un período de incubación significativamente más largo, las personas infectadas pueden propagar el virus sin saberlo durante un período de tiempo más prolongado.
  • Existe una vacuna eficaz disponible para la influenza. No hay una vacuna disponible para COVID-19, pero el desarrollo y las pruebas están en progreso.

Las personas de 65 años en adelante o incluso personas de cualquier edad con afecciones médicas subyacentes graves pueden ser más susceptibles a la enfermedad de COVID-19 severa. 1 Las afecciones médicas preexistentes que aumentan el riesgo de enfermedad severa incluyen 1,2:

  • Enfermedad pulmonar crónica o asma de moderado a severo
  • Enfermedad cardiovascular, hipertensión (presión arterial alta) y afecciones cardíacas severas
  • Diabetes
  • Enfermedad del hígado.
  • Cáncer
  • Enfermedad renal crónica y diálisis
  • Obesidad
  • Inmunosupresión (trasplante de médula ósea o de órganos, inmunodeficiencias, enfermedades autoinmunes, VIH o SIDA mal controlados o uso prolongado de corticosteroides)

Las personas que tienen un alto riesgo de enfermar de gravedad por COVID-19 deben seguir usando cubrebocas, practicar el distanciamiento social y mantener una buena higiene de manos para minimizar la posibilidad de contraer el virus que causa COVID-19.2

Los anticuerpos son proteínas creadas por tu sistema inmunológico para combatir las infecciones. Los anticuerpos se adhieren específicamente a los virus y a otros microbios de forma que los señalan para ser destruidos por las células del sistema inmunológico. Los anticuerpos monoclonales tienen una estructura similar a los anticuerpos creados naturalmente por tu sistema inmunológico, pero son creados en un laboratorio. Los anticuerpos monoclonales se unen al virus SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19) y disminuyen la carga viral (cantidad de virus) en el cuerpo. Reducir la carga viral significa que puedes tener síntomas más leves y es menos probable que seas hospitalizado por COVID-19.1,3

Los anticuerpos monoclonales pueden ayudar a las personas 1,4:

  • Que presenten síntomas de COVID-19 de leves a moderados, y
  • Que han presentado síntomas durante 10 días o menos, y
  • Que poseen un alto riesgo de desarrollar COVID-19 severo

Utiliza la herramienta de elegibilidad de anticuerpos monoclonales para averiguar si tú o alguien más es candidato para este tratamiento.

El nuevo coronavirus se transmite a través de gotitas procedentes de la respiración que se liberan al aire cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Estas gotas generalmente no viajan más de unos pocos pies antes de caer al suelo. Si estás cerca de alguien infectado, podrías inhalar el virus.

El coronavirus también puede transmitirse desde objetos y superficies que están contaminados con el virus. Los estudios sugieren que el virus puede vivir en las superficies durante unas horas o hasta varios días, dependiendo de la superficie y los factores ambientales. Se puede encontrar una pequeña cantidad de virus en plástico hasta por 3 días, en acero inoxidable hasta por 2 días y en cartón hasta por un día. Es importante practicar una buena higiene de manos para minimizar el riesgo de infección. Se recomienda el lavado de manos durante 20 segundos con agua y jabón o usar un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60% de alcohol para prevenir la propagación del virus.

Los síntomas pueden aparecer tan pronto como 2 días o tan tarde como 14 días después de la exposición al virus. El tiempo promedio de desarrollo de los síntomas es de aproximadamente 5 días.1,2 Si crees que has estado expuesto al virus que causa COVID-19, es importante ponerse en cuarentena durante 14 días para evitar la propagación del virus a otras personas.2

Se estima que, en promedio, las personas con COVID-19 desarrollan síntomas por primera vez aproximadamente 5 días después de la exposición al virus. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición.1,2,4 Un estudio encontró que las personas con COVID-19 eran contagiosas aproximadamente 2 a 3 días antes del inicio de los síntomas y eran más infecciosas el día antes de que aparecieran los síntomas.

Las personas infectadas con el nuevo coronavirus pueden contagiar sin presentar síntomas. Se estima que hasta el 50% de las personas infectadas por coronavirus permanecen asintomáticas. Sin embargo, estas personas siguen siendo contagiosas. Un estudio encontró que las personas asintomáticas eran la fuente del 44% de los casos de COVID-19 diagnosticados.

Hay 3 vacunas COVID-19 autorizadas y recomendadas en los Estados Unidos. Todas las vacunas autorizadas actualmente son seguras y efectivas para prevenir COVID-19. Deberías recibir la primera vacuna que esté disponible para ti. No esperes una marca en especial.5

Vacunas COVID-19 con autorización de uso de emergencia5
Marca de la vacuna¿Quién debería recibir esta vacuna?¿Cuántas dosis necesitas?¿Cuándo quedas completamente vacunado?
Pfizer/BioNTechPersonas de 12 años en adelante2 dosis administradas con 3 semanas de diferencia (21 días)2 semanas después de tu segunda dosis
ModernaPersonas de 18 años en adelante2 dosis administradas con 4 semanas de diferencia (28 días)2 semanas después de tu segunda dosis
Janssen/Johnson & JohnsonPersonas de 18 años en adelante1 dosis2 semanas después de tu dosis

 

Las vacunas de COVID-19 contienen pequeñas partes del material genético de los virus y no contiene todo el virus. La vacuna no puede enfermarte de COVID-19.5

El material genético de una vacuna permite que nuestro sistema inmunológico reconozca el virus y produzca células de memoria duraderas que combaten infecciones futuras sin llegar a contraer la enfermedad. Por lo general, tu cuerpo tarda dos semanas en producir células de memoria.5 Por lo tanto, si te infectas con el virus que causa COVID-19 antes o poco después de la vacuna, puedes enfermarte porque tu cuerpo no tuvo suficiente tiempo para crear células de memoria contra el virus.5

Puedes experimentar algunos efectos secundarios después de recibir la vacuna de COVID-19. Los síntomas, como fiebre, dolor en el brazo, escalofríos y fatiga, son normales y son signos de que el cuerpo está desarrollando inmunidad contra el virus.5

Los coronavirus son una familia de virus que tienen picos en forma de corona en su superficie El nombre científico del nuevo coronavirus que surgió de China en diciembre de 2019 es SARS-CoV-2, que significa coronavirus de tipo 2 causante del síndrome respiratorio agudo severo.1

COVID-19 es la enfermedad causada por el nuevo virus SARS-CoV-2 y representa la enfermedad por coronavirus 2019, en inglés, “coronavirus disease 2019 “.

Algunos pacientes manifestaron presentar síntomas persistentes después de recuperarse del COVID-19 Aunque estos pacientes ya no tienen una infección activa, aún experimentan síntomas complejos causados por el virus semanas o meses después del diagnóstico. Los síntomas persistentes pueden ocurrirle a cualquier persona que haya tenido COVID-19, incluso si su enfermedad fue leve o no tuvo síntomas.6

Los problemas de salud persistentes comúnmente reportados por COVID-19 incluyen6:

  • Fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Ansiedad
  • Tos persistente
  • Ritmo cardiaco acelerado
  • “Niebla mental” o problemas con la memoria o concentración
  • Depresión
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolores musculares
  • Vértigo
  • Erupciones
  • Cambios en la visión
  • Pérdida del olfato y gusto

Una prueba serológica es un análisis de sangre que identifica anticuerpos contra el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Los anticuerpos son proteínas creadas por su sistema inmunológico para combatir infecciones. Dado que su cuerpo tarda de 5 a 10 días en producir suficientes anticuerpos para ser detectados en una prueba, las pruebas serológicas no pueden usarse para diagnosticar una infección activa por COVID-19, incluso en pacientes con una enfermedad grave.

Las pruebas serológicas se pueden utilizar para identificar a las personas que han sido infectadas con el nuevo coronavirus durante el curso de la pandemia. Sin embargo, dado que el coronavirus que causa COVID-19 es nuevo, todavía hay mucho que desconocemos al respecto. Los científicos están trabajando para determinar si los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 brindan protección contra futuras infecciones por este virus. Si los anticuerpos proporcionan inmunidad, no sabemos qué cantidad o título de anticuerpos proporcionaría protección o cuánto tiempo duraría esta protección.

Actualmente no existen agentes aprobados para el tratamiento o la prevención de COVID-19.

A finales de abril, la FDA emitió una advertencia contra el uso de medicamentos contra la malaria, hidroxicloroquina y cloroquina, en pacientes que no participaron en ensayos clínicos. Varios estudios han demostrado que estos medicamentos no disminuyen el riesgo de muerte por COVID-19 y pueden aumentar el riesgo de ritmos cardíacos potencialmente mortales.

Un ensayo clínico encontró que los pacientes con COVID-19 que recibieron remdesivir, un fármaco antiviral, se recuperaron más rápido que los pacientes que recibieron un placebo. También se están investigando varios otros fármacos para el tratamiento de COVID-19. Sin embargo, puede pasar hasta un año antes de que los medicamentos para el tratamiento de COVID-19 estén disponibles para el público en general. Se deben realizar ensayos clínicos para garantizar que los nuevos medicamentos sean seguros y efectivos y para determinar cuál debe ser la dosis adecuada.

Algunos médicos en Francia no recomiendan el uso de ibuprofeno (es decir, Advil®, Motrin®) para controlar los síntomas de COVID-19. Hubo varios informes de pacientes sanos con COVID-19 que estaban tomando ibuprofeno y desarrollaron una enfermedad grave, en particular neumonía. Sin embargo, no hubo estudios científicos que lo respaldaran.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó inicialmente el uso de acetaminofén (es decir, Tylenol®) en lugar de ibuprofeno para reducir la fiebre, los dolores y molestias relacionados con la infección por coronavirus. Sin embargo, la OMS ahora declara que se puede usar acetaminofén o ibuprofeno. Es importante asegurarse de no exceder la dosis máxima diaria de 3,000 miligramos de acetaminofén por día.

Referencias

  1. Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés). Pautas de tratamiento de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 (https://files.covid19treatmentguidelines.nih.gov/guidelines/covid19treatmentguidelines.pdf). Consultado el 10/05/2021.
  2. Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Directrices para el tratamiento de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). (www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/clinical-guidance-management-patients.html). Consultado el 10/05/2021.
  3. Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés). Preguntas y respuestas sobre coronavirus (COVID-19) (www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/question-and-answers-hub/q-a-detail/q-a-coronaviruses). Consultado el 10/05/2021.
  4. Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). CombatCOVID (https://combatcovid.hhs.gov/i-have-covid-19-now/monoclonal-antibodies-high-risk-covid-19-positive-patients?gclid=Cj0KCQiA-aGCBhCwARIsAHDl5x91slr99GiHMDTqGgA4UHr0yP-GAg4UIK-r27qBOnA0gRdXZv9S00AaAqltEALw_wcB). Consultado el 10/05/2021.
  5. CDC. Diferentes vacunas COVID-19. (www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/different-vaccines.html). Consultado el 10/05/2021.
  6. CDC. Padecimientos post-COVID. (www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/long-term-effects.html) Consultado el 10/05/2021.
Menu